AgroInteligencia 2020, del 6 al 7 Mayo. 1ER Congreso Internacional Online y Feria Virtual

AsesoRural y ForoAgro organizan esta jornada de presentación de AgroInteligencia 2020, en la que se celebrará el 1ER Congreso Internacional Online y la Feria Virtual los días 6 y 7 Mayo.

José Luis Bustos, Director de BrioAgro intervendrá en directo el miércoles 6 de 17:30 a 18:00

AgroInteligencia 2020

El objetivo principal de esta jornada es informar a los visitantes sobre los distintos adelantos tecnológicos existentes para la mejora de la calidad y de los volúmenes de producción de materias primas, de la forma mas sostenible posible, para obtener una mayor producción de alimentos de mayor calidad, disminuyendo lo máximo posible la repercusión sobre el ecosistema y los costes de producción.

Para ello, en dicha conferencia participaran especialistas de gran parte del mundo que nos informaran sobre dichos aspectos, tratando temas tan importantes en la agricultura como son la Revolución 4.0 en el agro, la Intensificación sostenible, la Agricultura de precisión, la Inteligencia Artificial, Big data y toma de decisiones de drones al servicio de la agricultura, agrosensores y otra gran multitud de temas fundamentales para favorecer el desarrollo tecnológico de la agricultura actual.

Además, también se abordaran casos reales sobre las innovadoras posibilidades de negocios y servicios que se abren para los profesionales y los proveedores del agro.

La inscripción a dicha feria es gratuita y puede realizarse rellenando el cuestionario de inscripción:

Agenda preliminar de Ponencias

HORA ESPMiércoles 6Jueves 7
15:00InauguraciónPedro Carrillo Donaire ec2ce  
15.30José Luis Molina  Hispatec   
16:00 Aonchip
16.30Sergio Rodríguez González SmartRural Jorge L. Navarro Cueva The Weather Partner  
17:00  
17.30José Luis Bustos  Brioagro  Helder Mendez  Moba 
18:00NUTRICONTROL 
18.30 Jose Antonio Reyes Thinkagro   
19:00Guadalupe Tiscornia INIA  
19.30 Mariana Vasconcelos Agrosmart  
20:00Pablo Cea Campos U Católica de Chile   
20.30 Julián Baldunciel Acronex 
21:00César Urrutia Space AG Sofiane Ouazaa  Agrosavia 
21.30  
22:00Fernando Calo AuravantJessica Bollinger Arable  
22.30Juan Carlos Passano  AsesoRRural    

La agricultura después de la pandemia será mucho más automatizada

Articulo basado en el publicado en El Magazine de opinión Project Syndicate bajo el título Agriculture After the Pandemic

BrioAgro es una empresa que desde su creación ha trabajado por ayudar a la agricultura en lo que mejor sabe hacer: Riego Inteligente, que no es otra cosa que automatizar el riego de las fincas agrícolas usando sistema de información inteligentes para aportar agua y fertilizantes justo cuando se necesita. Una vez que instalado el sistema hay una reducción significativa de muchos costes, entre ellos las de horas de trabajo dedicadas al riego, porque, en mayoría de los casos, sólo hay que supervisar.

Es por ello, que muchos de los agricultores usuarios de BrioAgro, están adoptando paulatinamente nuestros sistemas completos que les permiten mucha más información, gestión y control del riego, a la vez que optimizan las horas de trabajo de sus técnicos de campo

brioagro.com

Siguiendo con el artículo, La pandemia de COVID‑19 obliga a los países a cerrar sus fronteras, y esto supone enormes desafíos para sus sectores agrícolas. Incluso en países con poca probabilidad de padecer inseguridad alimentaria (como los de Europa y Norteamérica) los establecimientos agrícolas enfrentan importantes faltantes de mano de obra, que se deben a las nuevas barreras que impiden el ingreso de trabajadores de bajo costo. Y es probable que el impacto de la menor oferta de trabajadores aliente cambios permanentes en el sector cuando la pandemia termine.

Los riesgos inherentes a la dependencia de trabajadores estacionales extranjeros ya se materializaron en varios países europeos, entre ellos Francia, Alemania, Italia y Países Bajos, que dependen de mano de obra del este de Europa. Esta temporada esos trabajadores no van a venir, por la combinación de cierres de frontera, temor a la enfermedad y cuarentena, y muchas cosechas del oeste de Europa van a echarse a perder en los campos.

En partes de Estados Unidos, el temor a la escasez de mano de obra agrícola ya estaba en aumento antes de la crisis de la COVID‑19. Como los estadounidenses no quieren trabajar en los campos, los agricultores dependen en gran medida de trabajadores estacionales migrantes procedentes de México. Los participantes del programa de visa H‑2A (que se aplica a las personas contratadas para cubrir puestos de trabajo en el sector agrícola por menos de un año) comprenden el 10% del total de trabajadores agrícolas en Estados Unidos.

Pero el costo y la complejidad del programa H‑2A siempre fueron una barrera importante para los trabajadores migrantes, y la pandemia de COVID‑19 ha agravado ese problema. Pese a que se autorizó a los consulados estadounidenses a extender a más solicitantes (tanto nuevos como reingresantes) la exención de la entrevista de visado, la tramitación de visas H‑2A está considerablemente frenada. Si a esto se suman las nuevas cargas sanitarias y de seguridad para los empleadores (que deben respetar los protocolos de distanciamiento social no sólo en el lugar de trabajo, sino también en la provisión de vivienda y transporte a los trabajadores con visa H‑2A), es de prever una considerable disminución de la productividad agrícola.

Después de esta experiencia, difícilmente los agricultores quieran volver a trabajar como antes; en vez de eso, es probable que en un intento de mitigar los riesgos de depender de mano de obra estacional extranjera muchos apelen a aumentar la automatización de sus actividades.

Es verdad que la automatización demanda una considerable inversión inicial, y algunas tareas (por ejemplo, la cosecha de frutas y vegetales) son más difíciles de automatizar que otras. Pero tecnologías tales como drones, tractores autónomos y robots para siembra y cosecha implican una enorme reducción de la dependencia de mano de obra migrante en agricultura.

Si los grandes productores agrícolas en economías avanzadas toman este camino, es posible que sus homólogos en los países en desarrollo los sigan, incluso en lugares donde no hay escasez de mano de obra. Por ejemplo, Sudáfrica cuenta con abundante oferta de trabajadores no cualificados y a menudo desempleados que son aptos para el trabajo agrícola. (Lo que sí enfrenta es escasez de mano de obra cualificada.)

Como toda la cadena de suministro de alimentos se clasificó como «esencial» durante la cuarentena por la COVID‑19, las actividades agrícolas han seguido sin interrupciones. Incluso antes de esta crisis, el Plan Nacional de Desarrollo 2012 (NDP) de Sudáfrica había fijado la meta de sumar alrededor de un millón de puestos de trabajo en agricultura y procesamiento de productos agrícolas de aquí a 2030, incluido en esto el fomento de subsectores con uso intensivo de mano de obra y un incremento de la superficie agrícola.

Hasta ahora, esta iniciativa llevó a la expansión del cultivo de cítricos, nuez de macadamia, manzanas, uva de mesa, aguacates y soja. La cantidad de empleos en agricultura primaria creció de 718 000 en el último trimestre de 2012 a 885 000 en el último trimestre de 2019, esto es, un incremento del 23%.

Después de la pandemia es probable que se acelere la adopción tecnológica, no por las condiciones en los mercados locales, sino por la necesidad de competir en los mercados globales con productores de países avanzados que adopten la automatización. De hecho, el NDP también apunta a aumentar la inversión agrícola en irrigación, mejorar la productividad y expandir los mercados para las exportaciones, objetivos todos ellos que pueden alentar, e incluso exigir, una mayor automatización.

Lo mismo vale para el incremento de la superficie agrícola. Sudáfrica tiene espacio de sobra para hacerlo, especialmente en las antiguas «tierras natales» (homelands) y en las ineficientes granjas de la reforma agraria. Según un estudio realizado en 2015 por el McKinsey Global Institute, las provincias de KwaZulu‑Natal, Cabo Oriental y Limpopo tienen en conjunto entre 1,6 y 1,8 millones de hectáreas de tierra arable subutilizada. Es posible incorporar la automatización al proceso de desarrollar estas tierras para la agricultura.

Más en general, durante la fase de recuperación después de la COVID‑19, las autoridades y los productores en todos los países con agricultura a gran escala tendrán que prestar mucha atención a las tendencias en automatización. En cuanto a los trabajadores, si bien en países como Sudáfrica es probable que siga habiendo una gran disponibilidad de puestos de trabajo en agricultura, aquellos que dependan de trabajos estacionales en las economías avanzadas deben prepararse para un futuro más incierto.

Cuatro jóvenes crean una empresa de drones

Conseguir que tu hobby se convierta en la manera de ganarte la vida. Es el sueño dorado. Una utopía al alcance de pocos y sin embargo es la historia de cuatro jóvenes cordobeses, responsables de la compañía Azor. Su afición por el aeromodelismo los llevó hace apenas un año a poner en marcha este proyecto que, emulando el vuelo a media y baja altura del ave rapaz que pone nombre a su firma, se ha especializado en el control y fabricación de vehículos aéreos no tripulados, conocidos popularmente como drones, con aplicaciones en campos tan dispares como el audiovisual, la topografía, la agricultura o la arqueología.
Compartieron durante años su amor por el radio control y pese a provenir de distintos ámbitos del conocimiento (la ingeniería y agrónoma, así como la arquitectura) decidieron emprender esta aventura con un mínimo capital de 3.000 euros nada más acabar sus carreras universitarias. En junio de 2013,Jesús Gdron sobrevolando una parcelaarcía Jurado, Jesús Fernández, Pedro Recio y Rubén Solá iniciaron su andadura profesional de la mano del Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial de Córdoba.

Los responsables de Azor fabrican y comercializan estos vehículos aéreos para toda España, con un plazo medio de ejecución de una semana por aparato. Sus funciones pueden desarrollarse en campos muy diversos como la cartografía, donde combinan la tecnología de UAV con herramientas de topografía convencionales; las inspecciones de zonas de difícil acceso mediante imágenes de altaresolución; la arqueología, con modelos digitales de yacimientos; los informes técnicos sobre eficiencia energética o mediciones del terreno; o la agricultura, con el conteo de arbolado, entre otras posibilidades.

Azor también desarrolla su labor en el mundo audiovisual, en el que los drones pueden tener interesantes aplicaciones por la calidad de las imágenes que son capaces de captar estos vehículos a gran altura.

Azor trabaja con la Universidad de Córdoba, así como el Ayuntamiento y la Diputación cordobeses, con DTA (Desarrollos Tecnológico Agroindustrial), Wandavisión o Idaf, la primera spin-off orientada al desarrollo agroforestal, nacida en el seno de la UCO, si bien su cartera de clientes crece día a día.

Sus responsables se marcan como objetivo a medio plazo seguir ampliando su volumen de negocio y reforzar su posicionamiento en el mercado nacional, para lo que cuentan con una estrategia que pasa por una nueva inversión continua en equipos que les haga ser siempre más competitivos.
 


 

Clones y Drones | #AgTech

El futuro de la alimentación es #AgTech

dronesEl profesor Paul Berryman, consultor independiente y profesor visitante en la Universidad de la Escuela de Química de la Alimentación y Farmacia de Reading (EEUU), considera el potencial de las tecnologías agrícolas-sci fi que revolucionarán la producción de alimentos en el futuro.

Estoy muy emocionado acerca de AgTech! A partir de la clonación de la oveja Dolly en el zumbido de los vehículos no tripulados de aviones no tripulados (UAV), Tecnologías Agrícolas van a revolucionar la forma en que cultivamos alimentos para el futuro.

Actualmente estoy trabajando como especialista de Ag Tech para el Gobierno del Reino Unido, que proporciona asesoramiento científico para ayudar a aumentar la entrada de inversiones en I + D del Reino Unido. Esto significa visitar todos los centros de excelencia del Reino Unido en la Investigación Agroalimentaria y luego mostrando acerca de ellos a las compañías de alimentos y la agricultura en el extranjero. Los ejemplos a continuación probar que tenemos mucho que mostrar acerca!

El Centro Nacional de Plantas de la Universidad de Aberystwyth fenómica utiliza la robótica y tecnologías de imagen con tecnología de punta para monitorear el crecimiento de decenas de miles de plantas para medir la cantidad de alimento y el agua que utilizan en diferentes condiciones
El Centro Tecnológico de Stockbridge crece frambuesas y el brócoli en filas verticalmente peraltadas con luces LED. Ni siquiera necesitamos sol para cultivar!
Rothamsted Research está llevando a cabo de más larga duración experimento agrícola del mundo, (trigo de invierno), trazando desde 1843 los efectos a largo plazo de las prácticas agrícolas y un entorno cambiante en los cultivos, los suelos y los ecosistemas de tierras de cultivo
East Malling realiza investigación hortícola en los cultivos perennes y reproducidos por clonación
Institutos de ciencias animales líderes en el mundo incluyen Moredun (vacunas), Pibright (virus de la gripe aviar y porcina) y Roslin (genética animal y de aves de corral)
Dos alimentos industria centrada en las asociaciones de investigación, (Campden BRI y Leatherhead Food Research), sirven 3.000 empresas agroalimentarias en las áreas de producción de alimentos, la nutrición y la microbiología.

Universidades del Reino Unido están a la vanguardia de la investigación AgTech: Cambridge (genética vegetal y el silenciamiento de ARN), Oxford (biología de sistemas), Nottingham (respuesta al estrés de la planta), Reading (seguridad alimentaria), Sheffield (la ciencia del suelo), Imperial (la biología sintética ) y Harper Adams (agricultura de precisión)
Entonces, ¿cómo pueden las empresas aprovechar esta magnífica ciencia? En julio de 2013, el Gobierno del Reino Unido publicó su ambiciosa “Estrategia de Tecnologías Agrícolas para mejorar la transferencia de la investigación líder en el mundo en aplicaciones comerciales. La Estrategia se compromete £ 160 millones en los próximos cinco años. De estos fondos, 90 millones EUR se invertirá para establecer centros de clase mundial para la innovación agrícola, diseñado para ayudar a las empresas a desarrollar, adoptar y explotar nueva Ag Tech. A otros £ 70 millones los fondos un catalizador Agri tecnología para apoyar la prueba de desarrollo de conceptos de cerca por el mercado Agri tecnología dirigida por la industria. La primera de 4 millones EUR ya se ha asignado a algunos grandes proyectos, incluyendo:

Wheatscan – un sensor montado tractor para la aplicación de precisión de nitrógeno y el control de molido contenido en proteínas de trigo – ADAS Reino Unido, Sainsbury y la Universidad de Manchester
Urban Farm – la construcción de una granja de acuaponia que utiliza los flujos de residuos de la cría de peces para alimentar cultivos de ensaladas en un ambiente de la ciudad – growup Fincas Urbanas, I + S Asociados, Ove Arup & Sterner de Aqua Tech
Cultivo de algas marinas – el cultivo de dos especies de algas marinas para el consumo humano – Asociación Escocesa de Ciencias del Mar, Mar Céltico Especias & Otter Ferry Seafish
Cerdo de Vacunas – el desarrollo de la tecnología para producir vacunas que controlan de manera más eficaz y Reproductivo Porcino virus del síndrome respiratorio porcino (PRRS) – Cambivac Ltd y Moredun Científico.
Usted puede encontrar más información acerca de la Estrategia de Ag Tech por asistir al seminario “Revolución Verde” en Food Matters Live on Martes 18 de noviembre entre las 14.15 y 15.45. Mi colega, el profesor Janet Bainbridge describirá el papel de la nueva Organización Ag Tech del Gobierno (creado para ayudar a promover la estrategia). La sesión también incluye Ian Noble de PepsiCo, Tom Thackray de CBI y Caroline Drummond de LEAF. Ellos serán el examen de los beneficios de la estrategia para la alimentación y la bebida de fabricación. Más información está disponible en: Food Matters Vivir seminario Future Food Business .

Debo decir un poco más sobre clones y zánganos antes de terminar.

El Instituto Roslin de Edimburgo fue la casa de Dolly, la primera oveja clonada. Tecnologías de clonación han avanzado más desde entonces y se pueden utilizar para propagar cepas resistentes a las enfermedades de las plantas y los animales. La modificación genética ha sido impopular en Europa, pero las técnicas modernas de la edición génica y el silenciamiento de ARN son mucho más sofisticados y puede ser controlado cuidadosamente para dar mejoras muy precisos en sanidad animal y vegetal, crecimiento y rendimiento. Si nos tomamos en serio la alimentación de un planeta de 9 mil millones de personas, a continuación, estos avances científicos deben desempeñar un papel.

Agricultura de precisión implica el uso de tecnologías para permitir a los agricultores a tomar mejores decisiones acerca de los cultivos, el ganado y la gestión del suelo. La lista de herramientas de leer como un inventario de ciencia ficción: los sistemas de navegación global por satélite, sensores inteligentes, sistemas robóticos, vehículos aéreos no tripulados (drones) y los controles de emisiones.

Hace poco visité una empresa en los EE.UU. que se había desarrollado un sistema de satélites para trazar vastas áreas de tierras de cultivo que se pudo observar en un iPad. La pantalla mostraba, a través de sensores en los campos, los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio en diferentes áreas de la planta. Permitidos tractores tripulados estos datos a ser programados para entregar fertilizantes sólo cuando sea necesario, reduciendo el desperdicio y la contaminación potencial. El mismo sistema funciona para uso de pesticidas y herbicidas. En lugar de pulverizar todo el campo, las plantas individuales pueden ser dirigidos con el fin de minimizar el uso de productos químicos tóxicos. Es como usar un rifle de francotirador en lugar de una escopeta.

Drones, o vehículos aéreos no tripulados, son pequeños aviones – similares a aviones de juguete a control remoto y helicópteros, pero más robusto y sofisticado – que puede ser utilizado para recoger datos sobre el agua, los nutrientes y la topografía de las tierras agrícolas. Drones son ideales para scouting de cultivos, mapeo de campo y monitoreo de ganado y pueden ayudar a los agricultores a tomar decisiones acerca de la aplicación de agua, fertilizantes y pesticidas. La foto muestra a mí sosteniendo un avión no tripulado Lockheed Martin llamado Indago que despega verticalmente y puede ser un ojo en el cielo en cuestión de minutos! Recuerda mis palabras; Ag Tech es el futuro …

El futuro de los alimentos será debatida en el marco de la Gran Food Science Debate el 20 de noviembre en Food Matters Live.

Más información en: http://www.foodmatterslive.com/news-and-comment/comment/clones-and-drones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial