Seguimiento del Proyecto Recolecta en la TV Canaria

EL Proyecto Recolecta está conformado por Florette, BrioAgro y el ITC Canario y tiene como objetivo principal: “La predicción del momento optimo de recolección mediante Inteligencia Artificial basada en la integral térmica del cultivos”, desarrollado distintas zonas climáticas de España, concretamente en Murcia, Soria y Canarias.

Otros de los objetivos marcados es el trabajo con cultivos protegidos en Canarias, usando la última tecnología para una gestión inteligente de los recursos naturales, en Canarias concretamente centrándose en el recurso más escaso el AGUA.

En el siguiente vídeo Juani Betancor, Jefa de Sección del Departamento de Agua del ITC y Keret Doreste, Responsable de Cultivos de Florette Canarias, destaca entre otros elementos, el Riego Inteligente de BrioAgro, que consigue ahorros de agua que rondan entre el 20 y 50%, en función del cultivo y las buenas prácticas previas.

Ver vídeo completo en TVC: https://youtu.be/Tp3hJbNc9xU

El COVID-19 no consiguió retrasar el Proyecto Recolecta en Canarias, puesto que en marzo 2020, en pleno confinamiento, se realizaron las primeras instalaciones de dispositivos de BrioAgro en fincas de Florette en Gran Canaria. El Proyecto está financiado por el FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural)

BrioAgro ha sido la Startup ganadora del Water Scarcity Innowise Challenge Lab

Primer Premio para BrioAgro. EITFoods: Water Scarcity Innowise Ghallenge Lab

Hoy jueves 24 de marzo de 2020 se ha celebrado una competición de Startups Europeas, que aborden el Reto de la Escasez de Agua (Water Scarcity) en Europa. La concovatoria parte de EIT Foods, que es la iniciativa de innovación alimentaria líder en Europa, que trabaja para hacer que el sistema alimentario sea más sostenible, saludable y confiable.

Tras un proceso selectivo, solo 30 startups de distintos países europeos que pasaron a formar oarte del proceso, que arrancó en junio de de este año, la revista Emprendedores, se hacía eco de este reto:

30 startups que van a luchar contra la escasez de agua

EIT Food apoyará las ideas más innovadoras para acabar con este problema. 17 de los proyectos son españoles. Revista Emprendedores junio 2020

De todas ellas, 10 han competido en la final dentro del Startup Europe Smart Agrifood Summit, que se celebra cada año en septiembre, y que en esta ocasión ha sido mixto, mitad presencial y mitad virtual, de la que BrioAgro ha sido elegida como ganadora.

https://twitter.com/mapagob/status/1309136577357058052

BrioAgro ha destacado por abordar, no sólo uno sino tres de los seis temas que planteaba el reto:

  • Digitalización para una mejor gestión del agua
  • Optimización y adecuación del suministro y la demanda de agua
  • Fomentar la preparación para el cambio climático desde la perspectiva del agua

BrioAgro está acreditando ahorros en el principal sector usuario de agua del mundo: La Agricultura, que consume entre el 70 y el 80% del agua disponible.

Esos ahorros de BrioAgro en agua de riego, rondan entre el 20 y 50%, esa horquilla varía según el tipo de cultivo principalmente.
Por lo que extender el uso de la tecnología de BrioAgro, será una de las mejore maneras de poder contribuir al reto del la escasez de de agua, no sólo en Europa, sino también en otras muchas zonas del mundo que cada día tiene un mayor con estrés hídrico.

El director de BrioAgro, José Luis Bustos, agradeció a EIT Foods, no solo por la dotación económica del premio, sino también porque se reconoce el trabajo de BrioAgro por el uso de tecnología de bajo coste para el riego, tanto para la agricultura como para parques y jardines, que además de ayudar a regar de una manera responsable, contribuye a abordar el reto de la escasez de agua en el mundo.

InnoWise Challenge Lab Spain

Más detalles de la noticia en:

Galería de fotos en flickr | InnoWise Challenge Lab – Málaga

DSC_2135

Riego en almendros para obtener el máximo rendimiento

Un estudio de las universidades de California y Córdoba afirma que el Riego en Almendros para que el cultivo ofrezca su rendimiento máximo, cifrado en 4.000 kilos por hectárea, precisa 12.500 metros cúbicos por hectárea.  A medida que se reduce la aportación de riego por debajo de esta cifra, disminuye la producción y aumenta la productividad del agua, es decir, la producción que se obtiene por cada metro cúbico de agua de riego.

El uso del agua en las plantaciones de almendro en California, máxima potencia mundial en la producción de este cultivo, y los periodos intensos de sequía que ha sufrido este Estado, llevan años preocupando a los agricultores dedicados a este tipo de explotaciones. Este problema es lo que llevó al investigador de la Universidad de Córdoba, Elías Fereres, a colaborar con el científico de la Universidad de California David Goldhamer en un estudio con el objetivo de determinar la relación entre cantidad de agua de riego y producción para los productores californianos de almendro.

El trabajo realizado durante cinco años a base de experimentos en 80 parcelas de almendros, sometidas a diferentes cantidades de agua y en una finca en el Sur del Valle de San Joaquín de California, ha logrado desarrollar la fórmula exacta para que el agricultor pueda determinar la dotación de riego y con ello la rentabilidad de la cosecha antes de comenzar la plantación. Según el catedrático de Producción Vegetal de la UCO, Elías Fereres, el estudio ha permitido afirmar que para que el cultivo de almendro ofrezca su rendimiento máximo, es decir, 4.000 kilos de almendra por hectárea, se necesitan 12.500 metros cúbicos por hectárea en el Sur del Valle de San Joaquín, una zona de clima muy similar al Valle del Guadalquivir pero con mucha menos lluvia anual (100mm).

De su análisis se deduce también que a medida que se reduce la aportación de riego por debajo de la cifra citada, disminuye la producción y aumenta la productividad del agua, esto es, la producción que se obtiene por metro cubico de agua de riego. La cifra media obtenida de la productividad del agua es aproximadamente un cuarto de kilo por metro cúbico de agua. Así, conociendo el precio de mercado del kilo de almendra es posible ponerle precio al metro cubico de agua. Un ejemplo: si el precio del kilo de almendra está a 4 euros –250 gramos costarían un euro- , el valor del metro cubico de agua no podría superar un euro como máximo.


Esta investigación, publicada recientemente en la revista Irrigation Science, permite al agricultor planificar las necesidades de agua para riego con margen de tiempo y, ante periodos de sequía, tomar decisiones sobre si debe comprar agua, si utilizar el agua de pozos de su propiedad o construir otro nuevo o compartir el agua disponible con otros cultivos. Según Fereres, los agricultores californianos dedicados a la explotación de almendro ya están usando esta información para regar en las cantidades adecuadas y la máxima productividad. Además, el catedrático indica que desde hace años se están llevando a cabo investigaciones similares en Córdoba por parte de un equipo conjunto de la UCO, IAS-CSIC e IFAPA y cuyas conclusiones están a punto de ver la luz.

Con este estudio se pueden conocer también las necesidades hídricas exactas por hectárea en una explotación, lo que contribuye a que se haga un uso sostenible de un bien tan preciado como el agua.

Goldhamer, DA; Fereres, E. Establishing an almond water production function for California using long-term yield response to variable irrigation.

IRRIGATION SCIENCE. Volume 35, Issue 3, pp 169–179 Mayo 2017.

Nuestra sala de videoconferencias es: sala.brioagro.es

Grupo Operativo Recolecta

EL Grupo Operativo Recolecta está conformado por Florette, BrioAgro y el ITC Canario. El periodo de trabajo de este Grupo Operativo Recolecta va desde el 15 de julio de 2019 al 15 de septiembre de 2020.

El Proyecto Go Recolecta aborda un presupuesto para todo el Grupo de 593.991,60 euros de los cuales BrioAgro interviene con un presupuesto de 99.130 euros, ayuda financiada por el FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural)

GO Recolecta se refiera a: “La predicción del momento optimo de recolección mediante Inteligencia Artificial basada en la integral térmica del cultivos”

Dispositivo BrioAgro ViTA 17 colocado en una finca en Soria para monitorizar el cultivo para El Proyecto Recolecta

El objetivo del proyecto Recolecta es desarrollar un sistema de gestión agrícola inteligente y autónomo que determine la fecha óptima de recolección de cada cultivo de cuarta gama, de forma que se pueda mejorar la competitividad de los productores primarios en la cadena alimentaria, así como contribuir a la seguridad alimentaria. Un proyecto liderado por Florette, sobre la tecnología de monitorización y riego inteligente de BrioAgro junto con nuevos desarrollos de Inteligencia Artificial y Machine Learnig para predecir el día de corte del cultivo.

El tercer componente de Grupo Operativo es el ITC, que actúa como Organismo Público de Investigación (OPI) y, desde sus áreas de Análisis Ambiental y Agua, participa en el proyecto con el objetivo de contribuir al conocimiento de fitosanitarios presentes en planta, monitorizar la calidad del agua de riego y mejorar el proceso de limpieza de la materia prima en el proceso de envasado.

Equipo de BrioAgo e ITC en invernaderos de Florette en Navarra

Puedes seguir las novedades y actualizaciones del proyecto a través de:





NDWI: Índice Diferencial de Agua Normalizado

Los indices de vegetación, como el NDVI y el NDWI, calculados a través de datos satelitales, permiten el control del estado del cultivo y representan una herramienta de la agricultura de precisión.

El NDWI, Índice Diferencial de Agua Normalizado, nos proporciona información sobre la hidratación de la vegetación, permitiéndonos conocer qué zonas de la finca sufren problemas de estrés hídrico. Se calcula mediante la siguiente fórmula:

NDWI = (NIR – SWIR) / (NIR + SWIR)

  • NIR =  infrarojo cercano
  • SWIR = infrarojo cercano a ondas cortas
Imágen satélite referida a valores de NDWI. Color verde oscuro corresponden con valores cercanos a 1, amarillo corresponde a valores cercanos a 0.
Imágen satélite referida a valores de NDWI. Color verde oscuro corresponde con valores cercanos a 1, amarillo corresponde a valores cercanos a -1.

Los valores de NDWI pueden variar de -1 a 1:

  • Valores entre – 1 y 0: indican superficies sin vegetación o agua.
  • Valores cercanos a 0: indican zonas con baja cobertura vegetal o alto estrés hídrico.
  • Valores entre 0 y 1: indican zonas con cobertura e hidratación creciente.

Cuando la vegetación se encuentra en buen estado hídrico, presenta una alta reflectancia de ondas NIR y baja de SWIR, por lo tanto, el indice tendrá valores más altos.

Conocer el estado de hidratación del cultivo y las diferencias de contenido de agua entre las parcelas de nuestra finca, nos puede ayudar a la toma de decisiones sobre la gestión del riego, para mantener el cultivo en condiciones óptimas.

Indice de vegetación: NDVI

Los indices de vegetación, como el NDVI, calculados a través de datos satelitales, permiten el control del estado del cultivo y representan una herramienta del agricultura de precisión.

Los indices de vegetación se basan en la radiación reflejada por las plantas. Las hojas adsorben y reflejan radiación solar a diferentes intervalos de longitud de onda. El porcentaje de reflectancia en especificas bandas espectrales, como las del infrarrojo cercano (NIR) y del rojo (RED) nos puede informar sobre el estado de salud de nuestro cultivo.

Imagen de satélite NDVI donde podemos observar el indice de vegetación de las diferentes zonas de la parcela
Imagen satélite de NDVI

NDVI

El NDVI, Índice Diferencial de Vegetación Normalizado, nos proporciona información sobre el estado de vigor del cultivo. Se calcula como sigue:

NDVI = (NIR – RED) / (NIR + RED)

  • NIR = luz infraroja cercana
  • RED = luz roja visible

Los valores de NDVI pueden variar de -1 a 1:

  • Valores entre -1 y 0 corresponden a zonas con superficies de agua, estructuras artificiales, rocas, nieve.
  • Valores entre 0 y 0,3 corresponden a terreno desnudo o con baja cobertura vegetal.
  • Valores entre 0,3 y 1 corresponden a zonas con cobertura vegetal y vigor ascendente.

Cuando la vegetación se encuentra en bueno estado de salud refleja porcentaje mayor de NIR y menor de RED por lo tanto el indice NDVI tendrá valores altos, dependiendo también del tipo y del marco del cultivo . Influye mucho en este indicador el estado de las calles de la parcela, si hay vegetación en estas,el indicador NDVI también lo reflejará y por tanto los valores serán mayores.

Las diferencias del valor del NDVI en nuestra finca, entre plantas que estén en el mismo estadio fenológico, nos puede indicar zonas con problemas de desarrollo vegetativo causadas por varios factores como deshidratación, plagas o alguna enfermedad.

La información satélite puede ser de gran ayuda a la hora de visualizar la finca y la homogeneidad en cuanto a las distintas parcelas, comparando siempre los datos del mismo con la información que obtenemos de las visitas a campo.

Erosión de los suelos

La erosión es el fenómeno de eliminación gradual de los materiales de la superficie del suelo, debido a agentes químicos, físicos, biológicos y antrópicos. La entidad del fenómeno depende da la velocidad del mismo, el suelo se degrada cuando la velocidad de perdida de las partículas es mas rápido de la generación de nuevo suelo.

Se distinguen tres tipos de erosión: hídrica, glacial y eólica.

Erosión hídrica

La erosión hídrica sucede cuando la velocidad de caída del agua es superior a la velocidad de infiltración de suelo, y es una de la mayores causas de perdida de productividad de las tierras agrícolas. La erosión en los suelos agrícolas provoca el desgaste de la “capa cultivable”, reduciendo el contenido de nutrientes, micro fauna y sustancia orgánica y llevando a una reducción de fertilidad.

El proceso de erosión hídrica está influenciado por varios factores:

  • Las características de las lluvias
  • Las prácticas agrícolas
  • La topografía del terreno
  • La cobertura del terreno

Según el último informe de Reforesta, casi el 40% del suelo de España sufre riesgo de desertificación, y la reducción de la erosión es uno de los objetivos de la PAC.

Como proteger nuestros suelos de la erosión

Entre las prácticas más habituales que podemos realizar para evitar la erosión estan:

  • Mantener el suelo con cobertura vegetal, reduce aproximadamente 95 veces el potencial erosivo de las lluvias en comparación con un terreno desnudo.
  • Mantener la cobertura del suelo con residuos de cosecha y favorecer la siembra directa.
  • Las rotaciones de cultivos ayudan a mejorar la estructura del suelo y evitar así la compactación del mismo.
  • Adaptar los intervalos de riego a la necesidad del cultivo, ajustando la intensidad del riego.
  • Reducción de la pendiente del terreno.
Plantación de olivar con cubierta vegetal
Plantación de olivar con cubierta vegetal

Todas estas medidas de control son necesarias para prevenir la erosión hídrica y así preservar la fertilidad de los suelos, mejorando la calidad de las producciones y ayudando a proteger el medio ambiente.

Déficit Hídrico

El déficit hídrico responde a los gramos de vapor de agua que le faltan a la atmósfera, a una temperatura, para estar saturada. Depende de la humedad relativa y la temperatura ambiental. Se mide en gramos de agua en cada kilogramo de aire.

Este indicador nos marca los posible periodos tanto de estrés hídrico, debidos a baja humedad relativa y altas temperaturas, como de peligro de plagas y enfermedades por exceso de humedad relativa y temperaturas bajas.

A lo largo de un día, este parámetro varía de tal forma que pueden encontrarse momentos de alto y bajo déficit hídrico en 24 horas. Que los efectos perjudiciales que nos indican puedan afectar al cultivo, dependerán de la duración en el tiempo de los mismos, así como de la disponibilidad de agua que tenga la planta el terreno.

Gráfica de déficit hidrico. Rango superior indica estrés hídrico. Rango inferior, peligro de plagas y enfermedades
Gráfica déficit hídrico

Rangos

En cuanto a límites, el óptimo estaría entre los valores de 2 a 6 g H20/Kg aire; siendo óptimos los valores en la parte superior desde 6 hasta 15 g H20/Kg aire, y en la parte inferior de 2 a 1 g H20/Kg aire. Superando esos valores, ya estaríamos en una zona de “peligro”.

Rangos de déficit hidrico.
2-6 optimo
6-15 admisible
2-1 optimo
+15- out. estres hidirco
-1- out. plagas y enfermedades
Rangos Déficit Hídrico

Alto déficit hídrico

Cuando los valores entran el el rango OUT de la parte superior (valores por encima de 15 g H20/kg aire), se pueden dar periodos de estrés hídrico en el cultivo que si son prolongados en el tiempo pueden afectar al mismo.

Estos periodos pueden ser:

Corta duración : varias horas a lo largo del día, sobre todo en los momentos centrales del mismo, en el cual la demanda evaporativa es mayor. Estos cortos periodos no deben afectar al cultivo ya que son puntuales.

Larga duración: pueden producirse alteraciones en el crecimiento y producción del cultivo.

Es muy importante que cuando se prevean posibles condiciones adversas que puedan provocar estos periodos de estrés hídrico; la planta tenga a su disposición el agua necesaria para que los efectos no sean a gran escala y puedan causar retrasos en el crecimiento, flacidez, pérdidas de producción,etc.

Si hablamos de estrés controlado, a veces se practica para la determinación del tamaño de frutos en ciertos cultivos, la mejora de la calidad de cosechas o prácticas como el control de crecimiento en especies hortícolas que lo requieren.

Bajo déficit hídrico

Al contrario que lo descrito en el apartado anterior, en valores bajos niveles de déficit hídrico (valores inferiores a 1 g H20/Kg aire), se consideran condiciones óptimas para el desarrollo de muchas plagas y enfermedades que suelen afectar a los cultivos, sobre todo la mayoría de los hongos.

Éstos, suelen desarrollarse en condiciones de altas humedades y bajas temperaturas, como son el phytium o el mildiu, plagas que pueden destrozar un cultivo en muy corto periodo de tiempo.

Es normal, que en las horas de noche y amanecida, los valores estén en rangos de peligro. Al ser condiciones ambientales, y ser este parámetro un indicador en exterior, no se podría tener la opción de ventilación como podríamos hacer en invernadero, por tanto, ante estas situaciones, se recomienda que el nivel de humedad que tenga el cultivo en suelo no sea excesivamente elevado.

Presión atmosférica

La presión atmosférica es la fuerza que ejerce la atmósfera sobre cualquier punto de la superficie terrestre. Se puede medir con el barómetro. Su unidad de medida es la atmósfera, Pascal (N/m2), bares y sus respectivos submúltiplos.

Gráfico de Presión atmosférica con linea de referencia.

Esta es fundamental para favorecer el crecimiento y desarrollo de un cultivo, situándose como valor óptimo los 101 kPa (1010 mbar), que se corresponden con la presión atmosférica existente a nivel del mar.

RANGOS:

La fluctuación de la presión atmosférica existente en los distintos puntos del planeta tierra va a depender de la altitud y la temperatura. A mayor altitud menor será la presión, mientras que a menor altitud y mayor cercanía a nivel del mar mayor será la presión. Por otro lado, otro factor fundamental que afecta a la presión es la temperatura, ya que una mayor temperatura dará lugar a una mayor dispersión de gases y una menor presión, mientras que una menor temperatura dará lugar a una mayor presión atmosférica.

Presión atmosférica alta:

Las zonas de mayor presión atmosférica se suelen corresponder con zonas en las que existe una menor cantidad de agua y pocas precipitaciones, por lo que afectaría de forma directa a las condiciones del cultivo, produciendo un menor desarrollo y crecimiento, una mayor dificultad para la absorción de nutrientes, etc.

Presión atmosférica baja:

Los requerimientos energéticos de los cultivos son muy grandes debido a la necesidad de grandes cantidades de dióxido de carbono, agua y sales minerales para realizar el proceso fotosintético. En zonas donde la presión atmosférica es muy baja se produce un gran descenso del intercambio de gases del cultivo con la atmósfera, lo que afectaría de lleno a la nutrición del cultivo debido a la menor disponibilidad de dióxido de carbono, siendo este gas imprescindible para realizar la fotosíntesis.

Por tanto, podemos decir que una menor presión atmosférica daría lugar a una menor apertura de los estomas, una menor cantidad de C02 disponible para el cultivo, una menor fotosíntesis y por ello una menor nutrición de la planta.

La agricultura después de la pandemia será mucho más automatizada

Articulo basado en el publicado en El Magazine de opinión Project Syndicate bajo el título Agriculture After the Pandemic

BrioAgro es una empresa que desde su creación ha trabajado por ayudar a la agricultura en lo que mejor sabe hacer: Riego Inteligente, que no es otra cosa que automatizar el riego de las fincas agrícolas usando sistema de información inteligentes para aportar agua y fertilizantes justo cuando se necesita. Una vez que instalado el sistema hay una reducción significativa de muchos costes, entre ellos las de horas de trabajo dedicadas al riego, porque, en mayoría de los casos, sólo hay que supervisar.

Es por ello, que muchos de los agricultores usuarios de BrioAgro, están adoptando paulatinamente nuestros sistemas completos que les permiten mucha más información, gestión y control del riego, a la vez que optimizan las horas de trabajo de sus técnicos de campo

brioagro.com

Siguiendo con el artículo, La pandemia de COVID‑19 obliga a los países a cerrar sus fronteras, y esto supone enormes desafíos para sus sectores agrícolas. Incluso en países con poca probabilidad de padecer inseguridad alimentaria (como los de Europa y Norteamérica) los establecimientos agrícolas enfrentan importantes faltantes de mano de obra, que se deben a las nuevas barreras que impiden el ingreso de trabajadores de bajo costo. Y es probable que el impacto de la menor oferta de trabajadores aliente cambios permanentes en el sector cuando la pandemia termine.

Los riesgos inherentes a la dependencia de trabajadores estacionales extranjeros ya se materializaron en varios países europeos, entre ellos Francia, Alemania, Italia y Países Bajos, que dependen de mano de obra del este de Europa. Esta temporada esos trabajadores no van a venir, por la combinación de cierres de frontera, temor a la enfermedad y cuarentena, y muchas cosechas del oeste de Europa van a echarse a perder en los campos.

En partes de Estados Unidos, el temor a la escasez de mano de obra agrícola ya estaba en aumento antes de la crisis de la COVID‑19. Como los estadounidenses no quieren trabajar en los campos, los agricultores dependen en gran medida de trabajadores estacionales migrantes procedentes de México. Los participantes del programa de visa H‑2A (que se aplica a las personas contratadas para cubrir puestos de trabajo en el sector agrícola por menos de un año) comprenden el 10% del total de trabajadores agrícolas en Estados Unidos.

Pero el costo y la complejidad del programa H‑2A siempre fueron una barrera importante para los trabajadores migrantes, y la pandemia de COVID‑19 ha agravado ese problema. Pese a que se autorizó a los consulados estadounidenses a extender a más solicitantes (tanto nuevos como reingresantes) la exención de la entrevista de visado, la tramitación de visas H‑2A está considerablemente frenada. Si a esto se suman las nuevas cargas sanitarias y de seguridad para los empleadores (que deben respetar los protocolos de distanciamiento social no sólo en el lugar de trabajo, sino también en la provisión de vivienda y transporte a los trabajadores con visa H‑2A), es de prever una considerable disminución de la productividad agrícola.

Después de esta experiencia, difícilmente los agricultores quieran volver a trabajar como antes; en vez de eso, es probable que en un intento de mitigar los riesgos de depender de mano de obra estacional extranjera muchos apelen a aumentar la automatización de sus actividades.

Es verdad que la automatización demanda una considerable inversión inicial, y algunas tareas (por ejemplo, la cosecha de frutas y vegetales) son más difíciles de automatizar que otras. Pero tecnologías tales como drones, tractores autónomos y robots para siembra y cosecha implican una enorme reducción de la dependencia de mano de obra migrante en agricultura.

Si los grandes productores agrícolas en economías avanzadas toman este camino, es posible que sus homólogos en los países en desarrollo los sigan, incluso en lugares donde no hay escasez de mano de obra. Por ejemplo, Sudáfrica cuenta con abundante oferta de trabajadores no cualificados y a menudo desempleados que son aptos para el trabajo agrícola. (Lo que sí enfrenta es escasez de mano de obra cualificada.)

Como toda la cadena de suministro de alimentos se clasificó como «esencial» durante la cuarentena por la COVID‑19, las actividades agrícolas han seguido sin interrupciones. Incluso antes de esta crisis, el Plan Nacional de Desarrollo 2012 (NDP) de Sudáfrica había fijado la meta de sumar alrededor de un millón de puestos de trabajo en agricultura y procesamiento de productos agrícolas de aquí a 2030, incluido en esto el fomento de subsectores con uso intensivo de mano de obra y un incremento de la superficie agrícola.

Hasta ahora, esta iniciativa llevó a la expansión del cultivo de cítricos, nuez de macadamia, manzanas, uva de mesa, aguacates y soja. La cantidad de empleos en agricultura primaria creció de 718 000 en el último trimestre de 2012 a 885 000 en el último trimestre de 2019, esto es, un incremento del 23%.

Después de la pandemia es probable que se acelere la adopción tecnológica, no por las condiciones en los mercados locales, sino por la necesidad de competir en los mercados globales con productores de países avanzados que adopten la automatización. De hecho, el NDP también apunta a aumentar la inversión agrícola en irrigación, mejorar la productividad y expandir los mercados para las exportaciones, objetivos todos ellos que pueden alentar, e incluso exigir, una mayor automatización.

Lo mismo vale para el incremento de la superficie agrícola. Sudáfrica tiene espacio de sobra para hacerlo, especialmente en las antiguas «tierras natales» (homelands) y en las ineficientes granjas de la reforma agraria. Según un estudio realizado en 2015 por el McKinsey Global Institute, las provincias de KwaZulu‑Natal, Cabo Oriental y Limpopo tienen en conjunto entre 1,6 y 1,8 millones de hectáreas de tierra arable subutilizada. Es posible incorporar la automatización al proceso de desarrollar estas tierras para la agricultura.

Más en general, durante la fase de recuperación después de la COVID‑19, las autoridades y los productores en todos los países con agricultura a gran escala tendrán que prestar mucha atención a las tendencias en automatización. En cuanto a los trabajadores, si bien en países como Sudáfrica es probable que siga habiendo una gran disponibilidad de puestos de trabajo en agricultura, aquellos que dependan de trabajos estacionales en las economías avanzadas deben prepararse para un futuro más incierto.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial